Mi problema es que no te quiero soltar, odio que seas indispensable en mi vida y también quiero que nunca hubieras existido, eres eso que odio y necesito a la vez, eres como una droga, eres como el aire que necesito y no quiero respirar.

@rapleys

La despedida.

Esta es una de las experiencias más dolorosas y terribles para cualquier ser humano. El hecho de pensar que a partir de ese momento nunca más lo veremos, lo escucharemos o lo sentiremos cerca de nosotros, nos hace sentir un enorme vacío en nuestra vida. Deseas tanto compartir una plática más, otra cena en casa, otra risa, un llanto y hasta una discusión. Hay tanto que quedo sin hacer y sin decir… Y, en ese dolor, aún lo vez y lo sientes en todo aquello que uso, vistió, comió y bebió. Su silla vacía, su cama tendida, su ropa enganchada. Te duermes para no sentir y el sueño se convierte en pesadilla. Despiertas en sobresalto y el recuerdo te quiebra aún más, pues tienes el anhelo de que sólo haya sido un mal sueño, pero no es así. Y el dolor sigue su cruel camino.

rapleys

"Pertenezco a algún momento de su pasado. Usted arruino mi vida. Quizá no sepa cómo, porqué o cuándo, pero lo hizo. Lleno todos mis instantes de desastre y tristeza. Arruino mi vida. Y ahora estoy decidido a arruinar la suya".

—El psicoanalista.